21 de febrero de 2016

The things that we should've said


Se miraron y sonrieron. Pero la sonrisa no llegó a los ojos, se quedó clavada en los labios en una mueca que reflejaba tristeza y resignación. Caminaban separados por un muro de preguntas no formuladas y de respuestas que no querían ser escuchadas.

Ella rehuía sus miradas inquisitivas en un intento de evitar que le preguntase el por qué de su actitud, a la vez que deseaba fervientemente que lo hiciera para así liberar a las palabras que pugnaban por salir de su boca y parecían escritas en su cara.

Él la miraba y callaba. En el fondo lo sabía, no en vano después de dos años su cara no le era desconocida.

Pero él no preguntó y ella no habló y así, entre corteses comentario y educadas respuestas, llegaron a su destino. Un poco más silenciosos, un poco más desconocidos.

“Hay silencios que ni las palabras pueden ahuyentar.”

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias! Me alegro de que te guste!
      un besoo!

      Eliminar
  2. Venía solo a decirte que ya no soy lovelysmileforever.blogspot.com sino tormentasycenizas.blogspot.com.es pero creo que me quedo.
    Me quedo sin duda.
    Es horrible, es horrible como poco a poco nos vamos volviendo desconocidos con las personas que más conocíamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será un placer seguir leyéndote! Ahora me paso! ;)
      Lo horrible es darse cuenta de que sólo luchas tú...
      un besoo!

      Eliminar
  3. Venía solo a decirte que ya no soy lovelysmileforever.blogspot.com sino tormentasycenizas.blogspot.com.es pero creo que me quedo.
    Me quedo sin duda.
    Es horrible, es horrible como poco a poco nos vamos volviendo desconocidos con las personas que más conocíamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nadie se acostumbra a la sensación de estar desconociendo, a veces casi sin darte cuenta, a alguien a quién hace unos momentos era un pilar importante en tu vida. Te deja un sabor bastante desagradable...

    ¡Un beso y abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que en el fondo todo el mundo puede darse cuenta pero no todos quieren hacer algo para evitarlo... pero sí, queda un regusto amargo difícil de quitar...
      un besoo!

      Eliminar