7 de junio de 2016

I shine

"Su corazón sonreía por primera vez en muchos años, al tiempo que se sentía libre de opresiones y congojas, de penas y dolorosos recuerdos, de las enfermedades del alma. Era como si, súbitamente, su vida tomara una nueva dimensión, como si los difusos caminos por los que deambulaba se aclararan para mostrarle, inequívocamente, cuál era la senda que debería seguir, y también el lugar que ocupaba en la vida.” 
Parece que el sol brilla más fuerte. O quizá soy yo la que refulge más. Llevo días flotando a varios metros sobre el suelo y no tengo miedo a caerme.

Sonrío a la vida y me río de sus entresijos. No creo en las casualidades ni los milagros aunque trabajo para que se conviertan en posibilidades.

Corro, porque el tiempo vuela y los momentos son efímeros, el mañana es un misterio y el hoy es un regalo.

Miro a los ojos porque en ellos se esconden las verdades, ésas que atenazan el corazón y atan el alma.

Pero sobre todo amo, amo a quien es capaz de iluminarme el camino, a quien me saca una sonrisa y disfruta con mi risa, a aquel por el que merece la pena correr el riesgo y en cuyos ojos puedo verme reflejada.

1 comentario:

  1. Mejor amar a la vida, es la única que deja que la abandonemos primero.

    ResponderEliminar