14 de febrero de 2015

Stolen glance

“Al ver aquel día a mi amigo besar a la mujer que quería se me ocurrió pensar que aquel momento, aquel  instante robado al tiempo y a Dios, valía todos los días de miseria que nos han conducido hasta allí y otros tanto que seguro que nos esperaban al salir de regreso a la vida, y que todo cuanto era decente y limpio y puro en este mundo y todo por lo que merecía la pena seguir respirando estaba en aquellos labios, en aquellas manos y en la mirada de aquellos dos afortunados que, supe, estarían juntos hasta el final de sus vidas.”


Me desperté, abrí los ojos y los vi. Ella dormía plácidamente en aquel incómodo banco del aeropuerto con la cabeza apoyada en su regazo; él cabeceaba mientras velaba su sueño.
Les espié entre pestañeos demasiado largos y descansos demasiado cortos. Allí estaban ellos ajenos al mundo. Mirándose con la intensidad de una explosión y con la dulzura de la mejor de las nanas. Como si ese momento fuese el último, como si la fugacidad de ese segundo lo hiciera aún más exquisito. Él apartó esos salvajes tirabuzones color carmesí que siempre la enmarcaban la cara con la sutileza de una caricia, se inclinó y…



En ese momento sonreí para mí misma, cerré los ojos de nuevo y fingí dormir. Hasta somnolienta era capaz de sentir la energía del ambiente, la magia del momento y el romanticismo de la escena. Y no era mi película.

6 comentarios:

  1. Tienes un blog precioso. Sigue así.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre un texto precioso :)
    http://mylifeenpocaspalabras.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Tenes un precioso, precioso blog!
    Me encantan tus palabras.
    Soy nueva por acá y me gustaría dejarte mi sitio http://bonjoursamy.blogspot.com.ar
    Espero que puedas pasarte, y ya te sigo :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenida!!
      Eso haré! un besoo!

      Eliminar