5 de septiembre de 2014

Sleepless

La noche me sorprendió entrando a hurtadillas en mi habitación. Se había quitado los zapatos en la entrada y había recorrido la distancia que nos separaba de puntillas, evitando los escalones que siempre gimotean si los tocas. No venía sola; la acompañaba un torbellino de pensamientos con los que ocupar mi cabeza a cambio de arrancarme el sueño. Un sueño que necesitaba pero que no me pertenecía, al menos no esa noche. Esa noche mi desvelo te buscaba a ti, te quería a ti y finalmente te encontró. Y ahí me quedé yo, sola e insomne, añorándote aun sabiendo que tú no me echarías en falta.

A través de los cristales que formaban las lágrimas que se derramaban de mis ojos rogué a mi sueño que regresara y me sumiese en esa plácida duermevela, en ese sopor anestésico durante el que los problemas desaparecen, las preocupaciones se tornan plumas y el descanso actúa como un sedante barriéndolo todo.


Por una vez en la vida, el sueño acudió a mi llamada, cortó las ligaduras que me ataban a la consciencia y me rendí a su abrazo.

Al menos hasta el día siguiente.

El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño.

10 comentarios:

  1. Bendito sueño que nos hace olvidar hasta nuestra propia existencia. A veces es lo único que necesitamos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, el sueño nos da la tranquilidad que muchas veces la vida no nos ofrece.
      un besoo!

      Eliminar
  2. Qué placer dormir y soñar!
    Me encanta la cita final :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánta razón! :)
      La cita es de El nombre del viento de Patrick Rothfuss.
      un besoo!

      Eliminar
  3. Bonito texto.
    Me encanto la frase del final
    http://mylifeenpocaspalabras.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. ¡Guau! Me ha parecido increíble, jamás había visto el sueño de esta manera, pero no puedes tener más razón en tus palabras, de hecho, a mí me has dejado sin ellas.
    Bailando con el viento en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Me alegro de que te guste!
      Me paso! ;)

      Eliminar
  5. A veces los sueños nos dan esa paz que necesitamos, ese stop a nuestra vida y por lo menos, en ellos, conseguimos relajarnos.
    Me encantó.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ese parón el que nos hace capaces de seguir, de continuar...
      Un besoo!

      Eliminar